Y dice el refrán, año de nieves, año de bienes… y en esas estamos… seguimos ampliando el proyecto, para que el 2021 sea muy especial.

Empezamos el año con la gran nevada que nos trajo Filomena. Más de 50cm de nieve cayeron en 2 días. Un manto blanco que nos llenó de alegría, a pesar de las dificultades para la movilidad.

Y os preguntaréis, ¿que pasa con los caballos cuando nieva y hace frio?

En invierno, cuando dejamos que la naturaleza siga sus procesos naturales, los caballos cambian su pelaje. Según el lugar donde vivan, les crece un pelo grueso tipo «oso» con una grasa natural que les protege.

Algunas personas tienen la impresión que los caballos en invierno no pueden estar libres, y esto es porque en muchos lugares, les afeitan el pelo para que no suden tanto cuando se utilizan para hacer deporte, lo que hace que de forma artificial, se les haga vulnerables a las inclemencias del tiempo. En estas condiciones si que pueden requerir estar a cubierto o que se les pongan mantas.

En La Plana Gran no lo hacemos así, los caballos tienen las cuadras siempre abiertas, para poder entrar y salir siempre que quieran, y hemos observado que en invierno apenas entran. Prefieren estar fuera, al aire libre. De hecho las utilizan más en verano, para protegerse del calor y de las moscas.

Lo que si que hacemos es asegurarnos que tienen todo el heno que necesiten a libre disposición, dado que con el frio, la hierva de los pastos deja de crecer. Y cuando hace mucho frio, adicionalmente les suplementamos la dieta con pienso o alfalfa, para asegurarnos de que disponen de la energía suficiente para mantener su temperatura corporal. La personas hacemos igual, normalmente nuestro cuerpo nos pide una dieta más rica en proteínas y grasas en invierno, y más fresca y ligera en verano.

caballos felices en la naturaleza
caballos felices disfrutando en la naturaleza

Otra pregunta que me hacen a menudo es si los caballos necesitan un lugar cubierto para dormir por la noche.

Nosotros los humanos necesitamos dormir de forma continuada unas 8h horas al día. Aunque varia según las personas. Los caballos duermen muchas veces al día durante unos minutos. De hecho en la manada se turnan, para que siempre haya alguien vigilando, como animales de presa que son. Por la noche están más activos que durante el día, se mueven y comen más. Por lo que tenerlos en una cuadra no es lo más indicado para que puedan vivir según su naturaleza natural.

Estamos disfrutando mucho de este tiempo blanco, paseos tranquilos con los caballos, contemplación de la belleza de la naturaleza, juegos y también trabajo… quitando nieve… mucha nieve… y preparando los próximos talleres.